Crea un aire minimalista y sencillo con tarima flotante

Tarima flotante para crear ambientes

Crea un aire minimalista y sencillo con tarima flotante

Con la tarima flotante adecuada te podemos ayudar a crear en tu hogar un  ambiente despejado, sencillo y luminoso. En la vida diaria lo supérfluo obstaculiza nuestra creatividad e impide el flujo de la energía. Cada vez más se apuesta por ambientes esenciales, por interiores minimalistas y acabados luminosos, que invitan a la tranquilidad y al relax.

¿Cómo se consigue un interior minimalista? Con sencillos consejos de decoración podrás con seguir el ambiente relajado que buscabas dependiendo de la elección de la tarima flotante.

La esencia del minimalismo con tarima flotante

El espíritu del estilo minimalista es la máxima “menos es más”. Hay que focalizar la decoración de cualquier estancia en pocos detalles, evitando recargamientos y objetos supérfluos. Un elemento decorativo fundamental en el hogar es el revestimiento de suelos y paredes. Con la tarima flotante o con suelos de parquet se consigue dar una textura y calidez adicional, ya que el minimalismo tiende a crear ambientes excesivamente fríos que se atemperan con suelos vetados de madera.

Pocos muebles pero bien elegidos

La base de este estilo decorativo es elegir pocos objetos decorativos y mobiliario pero acentuando cada uno de ellos. Es decir, hacer composiciones decorativas con pocos muebles pero que éstos llamen la atención y destaquen sobre el resto. Con un sofá tipo chester, una pieza de diseño única o una mesa de comedor imponente le bastará para crear el ambiente deseado.

Resalta tus suelos con tarima flotante

Para evitar los ambientes excesivamente monocromáticos, apagados y monótonos del estilo minimalista, puedes resaltar  el suelo con una tarima flotante de colores oscuros, el resto de la estancia se podrá componer por mobiliario de tonos neutros como el blanco, negro, gris o antracita. Disimula las puertas de interior lacadas en blanco o tonos neutros del mismo color que la pared. Otra opción es dar un toque de color llamativo en muebles y objetos decorativos, permaneciendo las paredes y suelos con una una tarima flotante de tonos neutros para dar luminosidad y crear ambientes relajados.

Ayúdate de la tarima flotante y de distintas texturas

El minimalismo llevado a su último extremo, creará ambientes demasiado fríos y carentes de personalidad. Para dar un toque más hogareño, cálido y acogedor, ayúdate de elementos naturales como el mimbre o bambú en detalles o pequeño mobiliario, o en textiles como el algodón y la lana para cortinas y cojines. Los acabados en madera, como los suelos de tarima flotante, también evitará el monocromatismo excesivo. Utiliza una gama de colores tranquilos para que no distorsione el resto de la decoración.

No Comments

Post A Comment

Diez − Nueve =