Puertas interiores lacadas en blanco – Estilo nórdico

Puertas interiores lacadas en blanco

Puertas interiores lacadas en blanco – Estilo nórdico

El estilo nórdico se ha convertido en referente en lo que se refiere a la decoración del hogar debido a su sencillez, funcionalidad y comodidad. El secreto reside en la presencia del color blanco y las lineas rectas en el mobiliario, en las puertas interiores lacadas o en cualquier otro elemento decorativo, lo que proporciona luminosidad y sensación de amplitud a todo el espacio. La calidez necesaria para evitar la frialdad del blanco se complementa con elementos en madera, ya se trate del suelo (normalmente en parquet o suelo laminado) o en el mobiliario.

El color blanco como protagonista de las puertas interiores lacadas

Una de las señas de identidad de la decoración nórdica o escandinava es el uso del blanco, presente en paredes, suelos, techo y, por ende, en las puertas interiores para dar homogeneidad al conjunto. Por ello las puertas interiores lacadas en blanco son las elegidas para este estilo decorativo, por la sencillez de sus líneas y la presencia de colores claros. La luminosidad de las estancias son esenciales en este estilo.

Aunque la presencia de este color es predominante, se puede combinar con otros colores como el gris o el beige. Para dar contraste, se suele elegir muebles de color madera más oscura y detalles de colores vibrantes (azul mar, amarillo, anaranjado, verde manzana) en cojines, mantas, colchas u cualquier otro objeto de decoración, pero solo pinceladas que destaquen con un fondo totalmente blanco.

La madera y los elementos naturales en la decoración nórdica

La presencia de elementos naturales en materiales y texturas es otra de las claves de este estilo como recurso decorativo. La madera es, sin lugar a dudas, el elemento estrella para la fabricación de muebles y armarios, éstos últimos lacados en blanco para guardar sintonía con la pared permitiendo la continuidad visual y acorde con el resto de la decoración y con las puertas interiores lacadas en blanco.  En cuanto a los textiles, se utilizan tejidos naturales como el lino, el algodón, la lana no necesariamente lisos, sino con distintos estampados como las rayas, los cuadros, las flores y las hojas, con el fondo es siempre claro.

El cuero y las pieles son otros materiales presentes en el estilo nórdico, y se pueden encontrar en el mobiliario como sillas, sofás, alfombras o mantas. Las plantas con su intenso color agregan un toque natural y son un objeto decorativo indispensable.

¿Cómo elegir las puertas interiores en el estilo nórdico?

La sencillez y la presencia de líneas rectas depuradas son las dos características que debes tener en cuenta a la hora de elegir el mobiliario idóneo para este tipo de decoración. Las puertas interiores idóneas son las lacadas en color blanco, bien lisas o con algún tipo de adorno (de cuarterones, con cristal), siempre de líneas sencillas y depuradas, ya que el objetivo es conseguir un aspecto limpio y fresco, dar luminosidad al espacio y evitar detalles barrocos y supérfluos.

Sigue esta tendencia decorativa e imprime un aspecto nórdico a tu hogar. En Tesesa encontrarás una amplia variedad de puertas interiores lacadas en blanco idóneas para cualquier estancia.

No Comments

Post A Comment

dos + 9 =