Tarima flotante Málaga. Disfruta de sus ventajas en tu hogar.

Tarima flotante Malaga

Tarima flotante Málaga. Disfruta de sus ventajas en tu hogar.

El uso de la tarima flotante en Málaga nos permite tener suelos de madera que proporcionan a nuestro hogar calidez y elegancia. Su uso se ha extendido en nuestro país por la facilidad y rapidez en su colocación (no necesita obras) e incluso podemos prescindir de un profesional en instalaciones de suelos. Su asequible precio, si lo comparamos con otros materiales tradicionales, y su alto valor estético hacen de la tarima flotante un elemento muy apreciado en decoración.

¿Qué entendemos por tarima flotante?

Que la tarima sea “flotante” hace referencia a que no necesita ser clavada ni encolada al suelo ni a ningún otro soporte, como ocurría con las tradicionales tarimas clásicas de madera. Las tablas de este material se adhieren unas a otras por medio de un click o machihembrado, resultando muy fácil su instalación y rápida su colocación.

Este es uno de los motivos por los que la tarima flotante ha desplazado a las tarimas que se instalaban anteriormente… puesto que no requiere la realización de obras y puede ponerse directamente sobre el antiguo suelo debidamente nivelado.

Los materiales de los que está compuesta la tarima flotante pueden ser sintéticos o de madera. Si es de madera (también conocido como parquet flotante) su precio es más elevado y puede encontrarse de madera maciza, únicamente elaborada a base de madera noble o multicapas de madera.

La tarima flotante visualmente consigue el mismo efecto que un suelo de madera y a menor precio. Existen en el mercado infinidad de diseños, materiales y texturas que se adaptan a cualquier espacio y bolsillo. Las hay de madera, sintéticas de mayor o menor grosor según las características del lugar donde vaya a ser instalada.

Otra de las ventajas de la tarima flotante es su fácil instalación, sin que sean necesarias costosas herramientas o conocimientos específicos. Cualquiera puede instalarla, pero si no te atreves o no eres un “manitas” te aconsejamos que la instale un profesional.

Para la instalación de la tarima flotante no es necesario levantar el suelo primitivo ya que se coloca encima de éste. Su colocación es muy fácil y rápida, consiste en extender una lámina de espuma en el antiguo suelo y posteriormente ensamblar láminas. Ello abarata la instalación y acorta considerablemente el tiempo.

Además como lleva una junta de dilatación por todo el perímetro, puede moverse y expandirse ante los cambios bruscos de temperatura y con ello se evita que se levante el suelo.

En Tesesa Málaga contamos con una amplia y variada oferta de tarimas flotantes que se adaptan a todos los gustos.

No Comments

Post A Comment

veinte + 8 =